Siete más siete, catorce

Imagen

Estaba leyendo unas declaraciones de Mika Häkkinen en las que asegura que uno de los dos pilotos de Ferrari se irá al terminar la temporada. Dice que los comentarios de Fernando en los que sostiene que permanecerá en el equipo soportando los problemas ya no convencen tanto, y que si Kimi está quedando tan lejos de su compañero es quizás porque no quiere continuar en la Scuderia.

Sería bonito poder disfrutar a estas alturas del Campeonato de una rivalidad entre compañeros como la que se está viviendo en Mercedes con Hamilton y Rosberg. Sin embargo, en Ferrari sus pilotos sobreviven. Dos campeones del mundo con un monoplaza que les priva de luchar por victorias, por podios, por buenos puntos, por el título.

Un F14T que priva a los fans de disfrutar de duelos épicos, de polémicas, de emociones, de momentos inolvidables.

Y ferraristas ‘raikkonianos’ que iban a apoyar sólo al 7 y que ahora rezan para que el 14 se quede en Ferrari.

Foto: Ferrari

Mercedes: De gustibus non disputandum est

Lewis-Hamilton_Nico-Rosberg

Tras la exitosa octava etapa del mundial de F1 2014 que tuvo lugar en el espléndido escenario austriaco de Spielberg, se va delineando muy claramente la batalla interna en Mercedes. Nico y Lewis son dos excelentes pilotos, dotados de talento. A la luz de los últimos acontecimientos me pregunto…

¿Quién es el mejor y quien gusta más?

Vamos a analizar los hechos para poder opinar de manera más sobria y correcta posible…

Los primeros veredictos han salido a la luz, dejando claro que será una guerra muy dura. De momento el piloto alemán se lleva la palma de ganador, con muy buen pilotaje y constancia. El inglés condujo igual de bien pero fue más discontinuo hasta ahora. Creo que a lo largo de una temporada es normal tener altibajos, de hecho Rosberg los tuvo primero cuando en las primeras 5 carreras se vio superado por su compañero en 4 ocasiones. Ahora le está tocando a Hamilton. En una cosa no estoy para nada de acuerdo con la mayoría de las personas… escucho hablar de presión detrás a las derrotas del piloto británico y me pregunto…

¿Por qué nadie hablaba de presión cuando Nico no podía con Lewis?

Simplemente es que Hamilton tiene más talento te contestarán y cuando está inspirado es imbatible…pero yo  no me la trago…me explico…

Podemos juzgar cada piloto y decir según nosotros quien es el mejor, el más rápido, el más talentoso, el más inteligente, el más calculador, el mejor adelantador, incluso quien es el más guapo o quien tiene corte de pelo mejor (en esto gana Hamilton 10 a cero ajaja), pero no tenemos que olvidarnos una cosa muy importante a la hora de expresar nuestra opinión. Cada carrera tiene historia propia y el piloto que encuentra el mejor “setting” del coche y “feeling” con la pista logrará tener una ventaja importante. Justo por eso Mercedes nos ha acostumbrado aparecer solamente en la clasificación con su verdadero potencial, porque antes se centran en encontrar las regulaciones mejores por la clasificación y el mejor paso de carrera, sin pensar al cronometro rodando cargados de gasolina, no como otros que con un coche más ligero buscan una respuesta cronométrica (FerrariDocet”).

Volviendo al tema de los pilotos…

Cuando Hamilton ganó lo mereció porque supo sacar algo más al W05-Hybrid, igual las victorias de Rosberg fueron ampliamente merecidas esto lo tengo bastante claro.

Pero lo veo injusto, según mi opinión, tachar Hamilton como piloto que no rinde bajo presión, puede que en pasado se le cruzaron los cables en ocasiones (y que se les vuelvan a cruzar), pero  lo veo diferente con respecto a su etapa en McLaren, cuando tiraba a la basura una carrera por orgullo o simplemente porque no soportaba subir una adelantamiento. Puede que en algún momento sufra la presión, cómo en Mónaco tras la clasificación pero no en cada curva y en cada gran premio como la gente dice.

Además una componente clara que Lewis no tuvo de su parte es la suerte…

Tuvo que abandonar en dos ocasiones, Australia (ruptura del motor en la segunda vuelta) y Canadá (frenos): En Montreal también Rosberg sufrió problemas con los frenos, pero como Fred Picapiedra iba pisando el asfalto con los pies para reducir la velocidad :-)… Esta es la visión de los “supporters” de Nico, en realidad los frenos de Lewis explotaron, mientras los de Rosberg afortunadamente no y tras una óptima gestión del alemán pudo terminar la carrera al segundo puesto.

Ahora una pregunta…

¿Qué hubiera pasado si Hamilton no iba a sufrir dos abandonos?

Probablemente sería líder del mundial, y entonces supongo que las opiniones generales serian diferentes en un mundo donde el resultado es lo primero. De todas formas creo y espero será una batalla dura pero leal, que se demore hasta final de año… y cuidado con los 50 puntos de la última carrera:-).

En conclusión…

¿El talento  junto a la presunta y vituperada presión del británico podrá contra la continuidad de resultados y sangre fría del alemán?

Apostad señores…“Ríen ne va plus

1403605098417

Lewis y Nico: las dos caras de la verdad.

Imagen

Son dos. Se han visto las caras desde muy chicos. Se conocen. Se admiran. Bromean. Compiten. Se desafían. El camino que se ha trazado para ellos desde sus primeras andadas en los karts ha terminado por unirlos en la escudería con mayor potencial en una de las más ajetreadas temporadas que se recuerde, en los últimos años. Sí, son Nico y Lewis, los pilotos de Mercedes que ya han dado mucho de qué hablar en varias carreras  mientras estamos avanzando al ecuador de la temporada.

Lewis Hamilton tiene casta de campeón. Es rápido, agresivo, un velocista nato. Corre adrenalina por sus venas, no piensa mucho, actúa por instinto, como un depredador buscando una presa. No perdona, pero tampoco se le perdona cuando comete alguna falta. Su velocidad y agresividad al comando es su mayor y peor virtud. Por ello ha encontrado grandes y gloriosas victorias, pero también se ha llevado más de una reprimenda. Está en él, no lo puede evitar.

Nico no es Lewis, es Nico; un piloto capaz de analizar a la perfección una carrera, cranear cómo poder enfrentar y conseguir cada adelantamiento y materializarlo con un excelente resultado. Nico es más calculador, algo frío, pero regular, quizás excesivamente regular (ningún abandono en toda la temporada). Pero coincide en algo con Lewis: no se da por vencido; no afloja el pedal del acelerador al menos que la máquina exclame respiro. Y solo allí puede ser derrotado.

Juntar a sendos pilotos en una de las escuderías que está generando la mayor cantidad de victorias en la temporada y ejerciendo un cuasi dominio total carrera tras carrera, fue en principio una excelente apuesta. Eso sí, muchos afirmaban como si de sus vidas dependiera, que sería el chico británico, campeón en el 2008, quien se haría con una mayor ventaja sobre el pequeño alemán, de padre finlandés. A día de hoy Rosberg lidera la tabla de puntuación general, con tres victorias (Australia, Mónaco y Austria) y cinco segundos puestos. Hamilton ha tenido que experimentar un poco de mala suerte con dos abandonos por diversos motivos, y está segundo. Pero esto aún no llega a la mitad, y ya se están sacando los ojos. La tan ansiada temporada que muchos vaticinaban como ‘imperdible’ y que no generaría un dominador absoluto no está siendo la flor de emocionante, pese a que hayan un par de carreras maravillosas (las vueltas finales de Bahréin o el conjunto de Canadá); pero en medio de este batiburrillo hay dos pilotos que se están marcando la temporada de sus vidas y no darán su brazo a torcer hasta ver su nombre inscrito en el trofeo que marca al vencedor del 2014.

Hace poco Toto Wolf, director de Mercedes llamó a “trabajar con transparencia” a sus pilotos, por las últimas acciones de los recientes Grandes Premios. Es que ¿nos estamos perdiendo de algo acaso? ¿No son los piques en carrera algo común de dos pilotos que solo piensan en ganar, ganar y ganar? ¿Se esconde algo más entre los roces que Hamilton y Rosberg han guardado en sus últimos enfrentamientos en pista? Difícilmente se pueda esclarecer por ahora, solo resta tener paciencia y ver cómo estos dos pistoleros siguen enfrentándose en un duelo del cual no me atrevería a emitir juicio alguno.  Quizás va siendo hora de que Hamilton reivindique su talla de campeón y se lleve la corona a casa como flamante bicampeón. Quizás es hora de que Rosberg calle las bocas y sea reconocido como el excelente piloto que es, y se cierre el ciclo de su infravaloración. Quizás es el momento de que se den a conocer estas dos caras de la verdad. Apuestas por favor.

Las Mercedes…

3658555-woman-silhouette-with-black-hair-tile

Eran dos, la primera delicada y hermosa como una flor, la segunda, toda una diosa de ébano, aguerrida. Ellas eran las más envidiadas por todos los chicos del pueblo, por ser las mejores, perfectas, casi infalibles. Cada vez que había un evento, las Mercedes eran las triunfadoras, por su inteligencia, dedicación, constancia, por ser las mejores y haber trabajado duro para ello.

Ellas ganaban todas las pruebas que les ponían, nadie podía contra ellas; al principio la diosa de ébano estaba imparable, ganaba todo, era aclamada por todo el pueblo, decían que no dejaría para nadie, y entonces la envidia y competencia se apoderó del alma pura de la Mercedes hermosa como una flor, se dio cuenta de que si se quiere llegar lejos en la vida hay que ser más rápido que los demás y más teniendo las armas para conseguirlo, “las niñas buenas no llegan a ningún lado” – se dijo, mientras se quitaba su hermoso vestido color rosa.

Un día, durante el evento más glamuroso del pueblo, ella apareció con un vestido plateado y su pelo suelto, estaba decidida a ganar, lo tenía todo: belleza, inteligencia, elegancia. Su hermana, la diosa de ébano, al verla tan esplendorosa sintió muchos celos y comenzó a hacer comentarios fuera de lugar sobre su persona, pero a mercedes eso no le importaba. Era el momento del evento y todos estaban abrumados ante la perfección de tales chicas, todos querían ser como ellas, todos las querían a ellas. Pero durante el desfile, de repente algo extraño ocurrió, la diosa de ébano se cae en frente de todos y eso le impidió ser la mejor; ella hecha una furia alega que su hermana le metió el pie y la ha hecho caer, pero nadie le cree, “los celos le están haciendo perder la cabeza” – alega la multitud y nada pudo ensombrecer el radiante día de su hermana.

Intrigas, comentarios, fueron y vinieron, hasta que sus padres tuvieron que conversar con ellas para calmarlas: “son hermanas, si siguen peleadas nos perjudicarán, juntas son más fuertes y nadie podrá contra ustedes”; las chicas hicieron las paces y se fueron a su próximo evento. En este se cumplió el sueño del resto: las mercedes no fueron tan perfectas, se sintieron un poco indispuestas y todos estaban felices por eso, aunque la felicidad les duró poco tiempo, porque en el próximo evento las mercedes volvieron, siendo la hermosa como una flor la mejor de nuevo, y su hermana detrás, como ha venido sucediendo desde hace algún tiempo; la diosa de ébano no está feliz, sabe que es mejor que ella, tal vez no más hermosa pero sí más habilidosa, pero le falta controlar sus emociones y no ser tan impulsiva.

Y todavía faltan líneas por escribir sobre esta historia que aún no ha acabado, todos los chicos del pueblo esperan la mínima oportunidad para atacar, pero es difícil, a las mercedes no hay nadie que se les iguale, o no por los momentos, sin duda alguna la lucha por ser la mejor quedará entre estas dos hermanas ¿Quién ganará? En pocos meses lo sabremos.

Villeneuve: “Fernando está cansado de trabajar para nada”

Dice Jacques Villeneuve en una entrevista publicada en Omnicorse el pasado lunes, que Fernando Alonso ha perdido la alegría de pilotar que tenía hasta hace dos años y que está cansado de trabajar para nada.

Jacques Villeneuve - Indianapolis 500 Qualifying

“Llevaba al equipo sobre sus hombros, pero el año pasado abandonó. Ya no tiene fuerzas para arrastrarlo él solo”

Sin embargo, según Villeneuve, el trabajo de James Allison empieza a funcionar y esto podría remotivar a Fernando Alonso.

“Creo que el próximo año veremos una Ferrari recuperada, si Fernando tiene paciencia, recogerá los frutos, de lo contrario…”

¿De lo contrario?

No hay muchas alternativas, a menos que se tome un año sabático, comenta el entrevistador. O tal vez participar en las 24 Horas de Le Mans con otro constructor. A lo que contesta Jacques Villeneuve que no puede afirmarse que no haya alternativas.

“¿Quién iba a pensar que Kimi Räikkönen regresaría a la F1? Nadie, sin embargo está en Maranello. Posibilidades hay siempre. Veremos…”

Veremos…

Alguien decía hace unos días en Twitter que la decisión de Fernando Alonso sobre su futuro es solo suya y que en ella nada tenemos que ver los aficionados. Estoy de acuerdo. Aunque luego cada uno tengamos nuestras preferencias.

Siempre he creído en el tercero y en que llegará con Ferrari. Sería fabuloso que acertase Villeneuve y el año que viene viésemos una Rossa recuperada y competitiva. Ocurre sin embargo que esperar algo así de la Scuderia se ha convertido en un acto de fe. Pero también lo es esperar que McLaren resurja de sus cenizas con Honda.

Y hoy en día apostar al rojo no es cool.

Foto: Getty Images

¡Es el fútbol más deporte que el automovilismo?

Seguramente todos nosotros hemos escuchado alguna vez de personas no muy ligadas al automovilismo, que éste no es un deporte o que tienen serias dudas al respecto. Que no puede ser deporte algo donde el practicante está siempre sentado y sólo moviendo un volante y unos pedales, que la victoria depende de la parte tecnológica y muy poco o nada del piloto, entre otros argumentos que se esgrimen. Y peor aún, quizás más de una vez no hemos encontrado las razones apropiadas para refutar dichos argumentos.

Deporte es cualquier actividad recreativa que mejore las habilidades físicas y mentales de quienes lo practican.

#FuerzaSchumi

#FuerzaSchumi

Bajo esa definición, nadie duda que el fútbol es un deporte: Mejora la fuerza y resistencia física, y pone a prueba las capacidades de concentración y atención de los jugadores en cada partido. Además, es uno de los mejores entretenimientos que el mundo conoce,  paralizando al planeta entero cada cuatro años, cuando llega la Copa Mundial de Fútbol.

Pero cuando hablamos del automovilismo, algunas personas (aunque estoy seguro de que ningún fan auténtico) dudan de clasificarlo como un deporte. ¿Por qué? Principalmente por dos razones:

  • Los movimientos corporales son limitados dentro del carro: Las personas son muy visuales, y si algo no se ve, no se cree. Es por ello que, a pesar del gran esfuerzo físico que un piloto realiza durante una carrera, como este no es apreciable debido a que involucra relativamente poco movimiento, el observador externo no se percata de ese gran esfuerzo.
  • Existe una fuerte dependencia de la tecnología: Seamos honestos, una grandísima parte de la competencia depende de la máquina. El debate acerca de cuánto piloto y cuánto carro hacen al campeón lo dejo para otro momento, pero este es otro de los factores que impulsa a muchos a desestimar al automovilismo como un deporte.

Fernando demostrando sus habilidades con el balón.

Es nuestro deber como seguidores de este bello deporte hacerle entender a quienes nos cuestionan, que el automovilismo sí es un deporte, y muy bello, tan bello y apasionante como el fútbol, el tenis o cualquier otro. ¿Cómo les hacemos entender esto? Atacando los argumentos principales que ya les mencioné:

  • Si bien los movimientos son limitados dentro del vehículo, la resistencia y esfuerzo físico necesario para soportar las condiciones difíciles que existen dentro del habitáculo y vencer las fuerzas que se producen por las grandes velocidades, exigen al cuerpo del piloto, al igual que sucede en cualquier otro deporte, una gran preparación, La diferencia es que en este caso, ese trabajo físico no es tan perceptible.
  • Aunque la tecnología juegue un papel muy relevante en los deportes a motor, más decisivo que en el futbol u otro deporte, la preparación física y mental de un piloto puede hacer la diferencia entre ganar o perder una carrera o un campeonato. A fin de cuentas,en todo deporte existen elementos ajenos a la preparación física y mental del atleta, que pueden ser decisivos: ¿es que en el fútbol la calidad del balón, el estado del terreno o el material de los zapatos no afectan de manera importante? Todo ello está relacionado con la tecnología en cierta manera.
BqB2c3fCIAAB6VF

Giedo demostrando su apoyo a la selección holandesa.

Así que, la próxima vez que alguien venga a decirte que el automovilismo es menos deporte que el fútbol, demuéstrale que está equivocado, que todos los deportes son muy interesantes y cada uno, a su modo, pone a prueba las facultades físicas y mentales de sus practicantes. ¡Que vivan el automovilismo y el fútbol!

glock_hulkenberg_vettel_football_shirts

Glock, Hülkenberg y Vettel orgullosos del equipo alemán.

Mítica

Se cumplen hoy dos años de la victoria de Fernando Alonso en el Gran Premio de Europa disputado en el circuito urbano de Valencia, España, el 24 de junio de 2012.

Fernando Alonso Fernando Alonso of Spain and Ferrari celebrates with team mates in the paddock following his victory in the European Grand Prix at the Valencia Street Circuit on June 24, 2012 in Valencia, Spain.

El asturiano remontaba desde el undécimo puesto de la parrilla hasta cruzar en primera posición la meta, rompiendo así las estadísticas que no contemplaban a priori tal resultado.

 Era su segunda victoria de la temporada tras la de Malasia.

“Ganar aquí esta carrera, probablemente es la victoria que mejor me ha hecho sentir, la mejor victoria. No hay nada comparable a esto”

“Ganar en casa es algo único, muy especial. Ya tuve la oportunidad de hacerlo en Barcelona, en el 2006 con Renault, lo recuerdo perfectamente. Ahora lo he conseguido con Ferrari, con las gradas teñidas de rojo, con banderas españolas y además con la Eurocopa disputándose. Es un ambiente muy español, me siento muy orgulloso de los deportistas españoles”

Tras cruzar la meta, Fernando Alonso paraba su F2012 ante las gradas llenas de aficionados y celebraba con ellos su victoria con la bandera de España en sus manos.

Fernando Alonso Fernando Alonso of Spain and Ferrari celebrates after winning the European Grand Prix at the Valencia Street Circuit on June 24, 2012 in Valencia, Spain.

“Hemos tenido un problema con el coche y lo hemos parado y justo ha sido en ese sitio, con dos gradas al lado, y nos ha llevado un poco de tiempo hasta que ha llegado el coche, como unos diez minutos. Con toda la gente diciéndome cosas, felicitándome, pidiéndome que saltara y he disfrutado mucho esos minutos”

Sebastian Vettel abandonaba a veinticuatro vueltas del final, y Lewis Hamilton lo hacía tras un incidente con Pastor Maldonado que dejaba a ambos fuera de la carrera cuando faltaban pocos giros para la bandera a cuadros. Kimi Räikkönen y Michael Schumacher acompañaban a un emocionado Fernando Alonso en el podio.

“Salió el undécimo, llegó el primero y lloró en el podio”, “el asturiano pone la directa hacia el título tras los abandonos de Vettel y Hamilton” o “el piloto de Ferrari cruzó la meta llorando y vuelve a ser líder del Mundial”, fueron algunos de los titulares que aparecieron en la prensa española al día siguiente.

Fernando Alonso Fernando Alonso of Spain and Ferrari reacts on the podium after winning the European Grand Prix at the Valencia Street Circuit on June 24, 2012 in Valencia, Spain.

Carrera mítica.

Quienes estuvieron allí me contaban que vivieron momentos emocionantes que no olvidarán nunca.

Y sus ojos brillan todavía al recordarlos.

Fotos: Getty Images | Reuters